Años y kilómetros.


Por Mario Di Giovanni.
@mariodgf
Venezolanos en el extranjero.
mario

Suena aquel estruendo del despertador a las 3:00am. Dormiste poco ya que la noche anterior te acostaste tarde mientras terminabas de guardar tu vida en la maleta y te despedías de esas personas que ya de hace un tiempo los llamas hermanos, a diferencia de amigos. Llegan las 3:30am y te ves recorriendo los primeros kilómetros que conducen a un futuro que tal vez no te imaginabas unos meses antes. Comienza a ponerse difícil aguantar los sentimientos cuando te despides de tu familia en el pasillo de las lágrimas del aeropuerto. Poco después, estarías embarcando en el vuelo del adiós, el mismo que tantos jóvenes venezolanos ya han tomado, y quién sabe cuántos más tomarán. Y así, sin darte cuenta comienza el primero de tus años fuera de Venezuela.

Hace poco leí una frase dicha por una madre venezolana: “Prefiero a mi hijo lejos, pero vivo y con posibilidades”. La trágica situación que afronta nuestro país nos ha llevado a tantos a lo que un conocido definió como el “auto-exilio”. Hemos tenido que poner kilómetros entre nosotros y nuestros seres queridos, saliendo del país en un acto de supervivencia, sacrificando la cercanía a nuestros seres queridos para evitar convertirnos en una estadística. Sin embargo, este cuento tiene un lado bonito. En medio de las lágrimas por estar lejos de nuestros padres, hermanos y país, la juventud venezolana en el exterior no se ha quedado con los brazos cruzados y se ha puesto a trabajar con gran empeño para que los años no pasen en vano.

He tenido la fortuna de ser testigo y participar en las increíbles iniciativas y actividades de los jóvenes venezolanos que residimos en el exterior, demostrando que tenemos en crecimiento una de las generaciones de mayor capacidad en la historia (me atrevo a decir) del mundo. La juventud venezolana no ha temido convertirse en la voz de un país amordazado por una censura extrema. Y lo más importante, no importa lo que hagan o donde estén, siempre llevan con orgullo nuestra bandera tricolor. Todos se han guiado por un lema sencillo, vivir lejos no significa no poder hacer nada.

votodondesea1

Mi primera gran experiencia en el exterior fue el reto de tener que votar a cientos de kilómetros de donde resido. Los venezolanos en Miami nos vimos en la obligación de votar en New Orleans luego de la decisión del gobierno venezolano de cerrar el consulado en esta ciudad de la Florida. A diferencia de lo que muchos piensan, la mayoría de los venezolanos en Miami no tienen muchos recursos, por lo que se les hacía muy difícil costearse el viaje para ejercer su derecho al voto. Visto esto, varias organizaciones, entre esas VotoDondeSea, la cual fundé en el 2011 junto a unos amigos, nos dimos la tarea de crear opciones viables para que la mayor cantidad de personas pudieran votar. Al principio pensábamos que éramos unos pocos locos queriendo mover una montaña, pero pronto descubrimos que habían otros más locos que nosotros, y la montaña la íbamos a mover entre todos. La cantidad de voluntarios que aparecieron y quisieron participar en esta iniciativa me dejó impresionado. Nunca pensé que encontraríamos tantas personas dispuestas a sacrificar un sin número de horas cada semana por Venezuela. Y así fue, logramos llevar más de 8000 venezolanos a sufragar en New Orleans a través del puro empeño de venezolanos comprometidos con su país, quienes ayudando con lo que podían, causaron un impacto tremendo. Y esto no fue solo una vez, dos veces nos tocó afrontar el mismo reto, y en ambas ocasiones se hizo con el mismo entusiasmo.

votodondesea2
A veces lees en los libros o ves en las películas que hay momentos en la vida que pueden ser una señal de que lo mejor está por venir. Viví un momento parecido en nuestro segundo viaje a New Orleans. Nos recibió una despiadada tormenta que planeaba tumbar nuestros ánimos y devolvernos a la casa. La lluvia era incesante y el viento parecía que se llevaría un autobús, pues no era cualquier tormenta, nos encontrábamos bajo alerta de tornado. Lo más importante de este cuento, es que para entrar al centro de votación, tocaba hacer una cola al aire libre (o a la lluvia libre). ¿Cuántos creen que cedieron ante la lluvia? Les puedo asegurar que ni una persona se rindió. Todos le dieron la espalda a la tormenta y se mantuvieron firmes hasta que llegara su momento de votar, respetando su compromiso con el país. Viendo aquella imagen (y tratando de no ser llevado por el viento), sentí la seguridad de que lograremos alcanzar esa mejor Venezuela que todos queremos.
votodondesea3
Pasadas las elecciones, nos tocó enfrentar otro gran reto, convertirnos en la voz de nuestros compatriotas en el exterior ante los abusos del gobierno. La censura ha cumplido con su objetivo de ocultar mucha de la realidad de nuestra vida cotidiana. Esto fue aún más evidente en las recientes protestas que se vivieron en el país. El ingenio de los venezolanos en el exterior se puso a trabajar una vez más, creando un sin fin de campañas digitales, impactantes actividades en sus ciudades y propagando el mensaje de quienes luchaban en las calles de Venezuela. De nuevo fui testigo del compromiso del venezolano con su país. Comenzó una iniciativa mundial para contar a los otros países lo que sucedía en nuestras ciudades, aprovechando todas las herramientas que aprendimos para contar nuestra historia. El liderazgo de muchos logró que se realizaran inmensas protestas en cientos de ciudades, el talento de jóvenes periodistas venezolanos creó contenido que se volvió viral en las redes, el esfuerzo de otros permitió la recaudación de fondos e insumos que tanto se necesitaban en nuestro país.
votodondesea4

Mi experiencia en el exterior también me ha convencido de que los venezolanos fuera de su país no solo sienten la responsabilidad por hacer algo por el país, también se sienten orgullosos de decir que son hijos de Venezuela. La emoción que sientes cuando estas caminando por la calle en medio de idiomas desconocidos y de pronto ves el amarillo, azul y rojo es incomparable. Cuando escuchas un “chamo”, “pana”, “epa” te sientes en casa por unos segundos. Los criollos que residen en otros países llevan con orgullo su bandera a donde sea que vayan. Asisten a partidos de deporte con su Vinotinto o la camisa de su equipo de béisbol favorito, colocan calcomanías de Venezuela en sus carros y le enseñan fotos de las playas de nuestro país a quienes vamos conociendo en el camino. ¿Por qué les menciono esto? Para algunos es algo insignificante, para mí es una muestra de que el amor por Venezuela está muy presente en los que vivimos en el exterior. Tenemos siempre una parte de la cabeza pensando en el país y en todos los seres queridos que siguen allá. A mí se me ha hecho imposible cortar ese vínculo, y creo es el caso para muchos. Lo interesante es que esto no solo pasa en los que llevan poco tiempo afuera, aquellos que se tienen más de 10 años a veces son los más enamorados con el país. De las personas más comprometidas con Venezuela que he conocido llevan en el exterior más de una década.

Recuerdo durante las protestas del 12 de febrero que muchos amigos en Venezuela preguntaban el por qué de mi preocupación y ansiedad si yo estaba tranquilo lejos de lo que estaba pasando. El detalle es que podemos estar lejos físicamente, pero nuestra mente sigue ahí, nuestro corazón no ha olvidado Venezuela, y esto se los garantizo es el caso de miles que vivimos en el exterior. El venezolano es ingenioso, es creativo, no se queda con los brazos cruzados y siempre busca cómo ayudar. Existen muchas iniciativas en el exterior comandadas por venezolanos que buscan causar un impacto positivo. Lo que nos ha demostrado la juventud venezolana en el exterior en estos últimos años es que ese vuelo que tomamos no debe ser un adiós. En cambio, muchos lo vieron como una oportunidad para expandir nuestras fronteras y seguir soñando con una mejor Venezuela. Les digo algo, si seguimos con este entusiasmo y compromiso, estoy convencido de que pronto tendremos como líderes una de las generaciones más preparadas que este mundo ha visto. No importa los años que tengamos afuera o los kilómetros que nos separen del país, seguiremos superando retos y escribiendo capítulos importantes de la historia de Venezuela.
votodondesea5

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s