Esperanza Tricolor


Por Stephanie Osuna.
Venezolanos en el extranjero.
descarga
Desde que era una adolescente y comenzamos a ver los inicios de la evidente transformación que ha sufrido Venezuela, mis padres iniciaron el proceso de convencimiento para empezar una nueva vida fuera del país. En ese entonces, y con menos madurez y experiencia, me pregunté, ¿Por qué debo dejar lo que por derecho es mío, mi espacio, mi familia, mis amigos, mi comida, mi clima y muchas cosas atractivas que tiene MI PAÍS?

Diez años después y aún no lo han logrado; no han logrado cambiar mi convicción de quedarme esperanzada con que algún día la luz al final del túnel comience a destellar. Sin embargo, eso no significa que no vea la realidad de las cosas y que cada día me duela más ver hacia atrás y saber que el lugar donde crecí ya no es ni el rastro. Salir a la calle en estos tiempos se ha convertido en una yincana, donde tienes que superar cada obstáculo que se te presenta para subsistir, ya sea desde ir a un supermercado y conseguir los alimentos que desees y que estos te alcancen con el dinero que ganas, hasta lidiar con la delincuencia que azota al país cada día con mayor autonomía, esto entre muchas otras pruebas.

Son muchos los factores que han obligado a los venezolanos a migrar hacia otras tierras, las reuniones sociales a las que asistimos actualmente han pasado de ser cumpleaños a convertirse en despedidas; despedidas llenas de lágrimas, lamentos, tristezas y un inevitable adiós.

Entonces yo me pregunto, ¿Es ésa la salida que debemos buscar, aquellos que no estamos de acuerdo con un modelo en el cual se vive para sobrevivir? ¿Estamos destinados todos los venezolanos a despedirnos del lugar en el que nacimos? ¿Estando afuera nos dejará de doler nuestro país? Son sólo algunas de las preguntas que me vienen a la mente cuando con un tono incrédulo y cara de asombro, alguna persona me pregunta por qué no me quiero ir.

Creo, sin lugar a dudas, que no hay mayor anhelo para un venezolano que viaja al exterior, que su propio país se convierta en ese lugar de ensueño que está visitando. Que al regresar no haya lugar para expresiones como “ya volvimos a la realidad”, si no que por el contrario, al volver nos sintamos en casa nuevamente y no extrañemos lo ajeno. Que al retornar veamos con orgullo nuestras calles limpias y seguras, nuestra gente respetuosa, nuestras leyes cumpliéndose y a eso le aunemos la calidez y optimismo que caracteriza al venezolano, nuestro clima, nuestra arepa, nuestras playas, nuestra gaita. Que simplemente aprendamos a utilizar con presunción la palabra “nuestro”, porque todo lo que nos rodea en Venezuela nos pertenece.

No obstante, no puedo evitar sentir miedo de que algún día ya no pueda más con tanta lucha, con tanto sueño, con tanta yincana, que algún día me despierte y sienta que ha llegado el momento de partir, porque definitiva y lamentablemente, es un opción que todos los jóvenes que deseamos tener un futuro lleno de oportunidades, debemos contemplar si el país que nos vio nacer se nos sigue yendo de las manos. Tengo miedo de que “la despedida” me la hagan a mí y llegue ese instante de abrazar a mis seres queridos, soltar un mar de lágrimas y no saber cuándo los vuelva a ver. Tengo muchísimo miedo de perder la esperanza que día a día nos acobija a todos los que estamos en esta constante lucha.

Pero mientras ese día llega, mientras aún tenga fuerzas para continuar en mi Venezuela, me esforzaré por cuidar lo que es mío, por apreciar cada detalle que me llena de este país, por poner mi granito de arena, así no haga la diferencia para todos, por disfrutar de mi familia, de mis amigos, de mi gente, de mis hallacas en diciembre, de mi Ávila cada mañana, porque no cabe dudas que este país tiene el potencial para ser el mejor del mundo, simple y tristemente, no se ha sabido explotar ni valorar.

Por lo pronto, y hasta que el cuerpo aguante, se mantiene la esperanza tricolor…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s